lunes, 1 de julio de 2013

Símbolos, iconos y cultura

Lo prometido es deuda y aquí tenéis la entrada dedicada al taller que impartí en las I Jornadas de Verano para profesores de ELE del Instituto Cervantes de Milán y la Consejería de Educación en Italia: La cultura en la clase de ELE a través de símbolos e iconos.

Rory's Story Cubes - imagen extraída de gkreading.com 
Como ya comenté en su momento, esta ha sido mi primera experiencia como ponente y estoy muy contento con el resultado. Fuimos poquitos los asistentes a las Jornadas, pero bien avenidos, como se suele decir. Si tengo que destacar algo de mi taller me quedo sin duda con la buena respuesta de los asistentes, que participaron activamente y con interés en las actividades que propuse y le dieron sentido al taller.

¿Y en qué consistió el taller? En el último número de la revista Mediterráneo (volumen III) podéis leer en el artículo que he escrito la fundamentación teórica –que advierto ya que es escasa– y las instrucciones para llevar al aula las actividades que propuse en el taller. Aquí me voy a limitar a dar algunas pinceladas.

Asistentes del primer turno realizan la actividad 1
Hace unos meses, gracias a una amiga apasionada de los juegos de mesa descubrí un juego que me encantó y que enseguida me llevé a mis clases: Rory’s Story Cubes. Se trata de un juego compuesto por 9 dados en cuyas caras encontramos diferentes símbolos que hay que interpretar para crear una historia con ellos. Y este fue el punto de partida para crear el taller.

El objetivo del taller era demostrar que los símbolos y los iconos (que para simplificar los he usado indistintamente como una misma entidad) son un recurso excelente para trabajar aspectos culturales en clase, ya que en su interpretación suelen intervenir las convenciones socioculturales que conforman nuestra cultura de origen.

Y en el taller jugamos a los dados y creamos historias, pero esa fue solo una de las dos propuestas didácticas que presenté. La otra nació de otro descubrimiento relacionado con este tema, gracias a los compañeros de En la nube TICla página de The Noun Project, una iniciativa que pretende reunir símbolos e iconos que puedan ser reconocidos internacionalmente, creando así una gran base de datos que promueve la comunicación visual. Este vídeo lo explica perfectamente:


Esta página me sirvió para crear otra actividad, que en un arrebato de originalidad llamé Mi país y España. Aprovechando que en mis clases hay alumnos de diferentes nacionalidades, esta actividad fue la excusa perfecta para conocer las ideas y los estereotipos que existen sobre cada país en el resto del mundo y no limitarme solamente a España al trabajar la cultura en clase.

Cada alumno presentó su propio país a través de símbolos e iconos, elegidos de la página de The Noun Project o, en la mayoría de los casos, inventados por ellos mismos. Los compañeros intentaron interpretarlos y cada uno finalmente explicó los símbolos que había elegido y por qué y comparamos la idea que cada uno tenía de su país con la idea que los compañeros tenían sobre los países de los demás. Siempre salen a relucir los estereotipos.

Asistentes del segundo turno realizan la actividad 2
Repetimos la operación con España y el resultado ya os lo podéis imaginar. ¿Cómo representaría España una persona de otro país? Además de los tópicos que nos perseguirán eternamente, me encontré con algunas sorpresas. Los alumnos que estudian en un contexto de inmersión tienen un contacto directo, diario y más o menos prolongado con la cultura y esa experiencia personal influye en la representación y la idea que tienen de España. Ya no solo hay tópicos y estereotipos, también hay imágenes, ideas y conceptos que ellos asocian a España por su experiencia personal.

En el taller también hicimos esta actividad. En el primer turno, todos los participantes eran de un país diferente, así que cada uno representó su país. En el segundo turno, casi todos eran españoles, excepto un italiano, así que representaron Italia. Los resultados, para todos los gustos; pero inevitablemente estaban siempre ahí los estereotipos que en cada cultura tenemos sobre los otros y, por supuesto, la experiencia personal que cada persona ha tenido en relación a su país y el de los compañeros.

Además, reflexionamos sobre otras formas de llevar los símbolos e iconos al aula, complementando y mejorando mis propuestas.

Me encantaría profundizar mucho más pero no acabaría nunca. Os dejo la presentación del taller donde podéis ver algunos ejemplos reales de mis alumnos en las dos actividades.

El taller lo repetiré, así que si os habéis quedado con ganas de asistir habrá más oportunidades, y posiblemente añadiré algunas novedades sobre las que ya estoy trabajando.


Aprovecho para dar las gracias a la organización de las Jornadas del Instituto Cervantes de Milán por darme la oportunidad de presentar esta propuesta, a los asistentes al taller por su participación activa y sus ganas de aprender y mejorar como docentes y, por supuesto, a mis alumnos, porque son mis conejillos de indias cada vez que invento algo nuevo y son los que me mueven a seguir creando y compartiendo después con otros profesores; sin ellos no habría podido crear este taller y no habría podido mostrar los resultados de tanto trabajo. Desde aquí mi reconocimiento y agradecimiento a todos, pero especialmente a los que se animaron a formar parte del taller: Christian (Alemania), Hans-Georg (Suiza), Juan (China), Mandy (Holanda) y Teresa (China).

Espero que este haya sido el primero de muchos talleres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario