lunes, 14 de diciembre de 2015

Yo también quiero ser profe

Como he comentado alguna vez, desde hace tres años imparto una asignatura de traducción español – italiano / italiano – español para un grupo Erasmus de la Università Ca’ Foscari de Venecia en el Centro Internacional de Español de la Universidad de Málaga (CIE UMA).

Se trata de estudiantes italianos del último curso de Traducción e Interpretación que en algo menos de un año acabarán la universidad y deberán comenzar a buscar su sitio en el cada vez más complicado mercado laboral. Algunos alumnos de la primera promoción, cuando terminaron, me contactaron pidiéndome consejos y orientaciones para dedicarse a la enseñanza. Esto me hizo darme cuenta de que, actualmente, y al igual que ocurría cuando yo estudié, los estudiantes universitarios que están a punto de acabar sus estudios se encuentran bastante perdidos ante los diferentes caminos que se abren ante ellos.

Por eso, el año pasado decidí dedicar la última clase del curso a comentar con ellos las principales opciones de las que disponen para dedicarse a la enseñanza tanto en Italia como en España o en otras partes del mundo, fundamentalmente enseñando italiano (en España o en otros países) o español (en Italia). Este año, como no podía ser de otro modo, he vuelto a optar por la misma fórmula para cerrar el curso.

En las ediciones anteriores del curso, invité a mi compañera de The Translation Factory, María Bonilla, para que complementara mi charla sobre las salidas profesiones en el mundo docente con una charla sobre las opciones laborales de las que disponen dentro del ámbito de la traducción y la interpretación. En esta ocasión ha sido otra compañera de nuestro espacio de coworking, Carmen Moya, quien ha puesto el broche de oro al curso con una charla sobre los nuevos horizontes y oportunidades en el mundo de la traducción, como la transcreación y el copywriting. Dos grandes profesionales que no dudaron ni un momento en aceptar mi invitación para compartir sus conocimientos y experiencias con los estudiantes.

Un momento de la charla de Carmen Moya

Soy consciente de que el mundo laboral es muy complejo, de que dos horas no dan para profundizar en todos sus recovecos y de que no siempre acabamos dedicándonos a lo que nos gustaría. A pesar de ello, me conformo con conseguir cada año, en esta última clase, arrojar un poco de luz a mis estudiantes que les ayude a valorar y reflexionar acerca de todas las opciones que tienen sobre la mesa, ya sea como profesores o como traductores, a través de mi experiencia como docente y la de mis compañeras como traductoras.


Dejo por aquí la presentación, que aunque está dirigida a un público muy específico y no dispone de todas las explicaciones, ampliaciones y aclaraciones que hemos comentado en clase, quizá pueda ser de utilidad para alguien más.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Para gustos, los colores

Como ya sabéis quienes me seguís, soy un participante activo del desafío #InstagramELE desde que Pilar Munday y Adelaida Martín pusieran en marcha el proyecto en febrero de 2014. Aprovechando que en noviembre del año pasado iba a participar en el desafío con mis estudiantes italianos de traducción, le propuse a Adelaida encargarme del diseño de la diapositiva de ese mes. Además, elaboré también una infografía en la que recogí algunas etiquetas que los profesores empezamos a usar con frecuencia en nuestras publicaciones.

A raíz de ahí, y coincidiendo con que una de las palabras de aquel mes fue blanco, Nitzia Tudela me retó a crear una infografía que representara expresiones con esa palabra. Dicho y hecho.



Me gustó la idea y decidí continuarla cuando aparecieran otros colores entre las palabras del desafío. Las siguientes infografías que diseñé fueron las de los colores verde (marzo 2015), gris (septiembre 2015) y rojo (octubre 2015).





Cuando ya había publicado varias de estas infografías, Cristina García (Educaglobal) me animó a probar Thinglink para enriquecerlas. Para quienes no conozcáis esta herramienta, os recomiendo que leáis esta entrada en el blog de Cristina.

Para estrenarme con Thinglink he decidido crear cuatro nuevas infografías que no he publicado todavía como parte del desafío #InstagramELE y completar así la serie de infografías sobre los colores: amarillo, azul, negro y rosa.

Gracias a Thinglink (¡y a Cristina por la sugerencia!), he convertido las nuevas infografías en imágenes interactivas incluyendo enlaces a artículos y reportajes, vídeos (documentales, entrevistas, canciones), imágenes… Una pequeña muestra de las posibilidades que ofrece esta herramienta que os invito a descubrir explorando cada color:






Y a continuación os dejo también las nuevas infografías en su formato normal:







¿Tenéis alguna otra sugerencia para mejorar estas infografías, continuar la serie o comenzar alguna serie nueva? Espero vuestros comentarios :)




ENTRADAS RELACIONADAS:
Desafío #InstagramELE
Traduciendo #InstagramELE
Premios Difusión - PROLINTER: #InstagramELE


martes, 20 de octubre de 2015

VI Encuentro de Traductores e Intérpretes de Málaga (#ETIM2015)

Cartel realizado por Sr. Salme
Llegó el otoño, una época que para mí está estrechamente relacionada con el mundo de la traducción y la interpretación. Por una parte, por la asignatura de Traducción italiano > español / español > italiano que imparto cada año en el Centro Internacional de Español de la Universidad de Málaga (CIE UMA) y, por otra parte, porque colaboro con Educación Digital en la organización y gestión del Encuentro de Traductores e Intérpretes Profesionales de Málaga (#ETIM2015), que este año alcanza su sexta edición.

Este año hemos apostado por renovar el encuentro y hacerlo más práctico. Para ello, abandonaremos nuestra ubicación habitual, la Térmica, para trasladarnos a The Green Ray, un moderno espacio recién inaugurado por la Universidad de Málaga (UMA) y el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) dentro del proyecto Link by UMA-A-Tech. En esta nueva ubicación estrenaremos un nuevo formato, combinando ponencias (una inaugural y otra de clausura), una mesa redonda de asociaciones de traducción y dos franjas de talleres prácticos sobre traducción médica, traducción jurídica, traducción de cómics y localización web.

Otra novedad es el horario, ya que en esta sexta edición el ETIM tendrá lugar solo por la mañana, el sábado 28 de noviembre. De esta forma, la actividad de networking que solíamos organizar después de la comida pasa a ser una comida-networking en los montes de Málaga para los asistentes que quieran unirse cuando finalice el encuentro.

En resumen, un ETIM completamente renovado pero organizado con el mismo cuidado y entusiasmo de siempre, que hacen de este evento una ocasión perfecta para compartir con otros profesionales del sector una jornada de formación y experiencias.

Toda la información sobre el encuentro y la inscripción la encontraréis, como siempre, en nuestra web oficial.


¡Os esperamos en el #ETIM2015!



ENTRADAS RELACIONADAS:

jueves, 24 de septiembre de 2015

Sobre las clases privadas



Hace ya un año que comencé a trabajar por las tardes en Oléolé Spanish School (Centro de CulturaAsiática de Málaga), trabajo que compagino con otros proyectos y donde la mayoría de las clases que imparto son privadas.

Hace unos días, una compañera me pidió algunos consejos para unas clases privadas. En ese momento la verdad es que no supe muy bien qué responderle, ya que hasta ahora no me había parado a analizar las diferencias entre mis clases privadas y mis clases en grupo. Así que me he decidido a escribir esta entrada sobre este tipo de clases.

Por supuesto, y como siempre he hecho en este blog, voy a hablar de y desde mi propia experiencia que, evidentemente, puede ser muy diferente de la de otros compañeros.




Perfil de los alumnos

El perfil de mis estudiantes es muy específico y eso ya condiciona muchos aspectos de los cursos. Se trata de extranjeros que residen en Málaga por trabajo, su empresa les ofrece la posibilidad de estudiar español y no lo hacen por motivos laborales, ya que en su trabajo no necesitan hablar español. Además, las clases se imparten en su propia oficina de trabajo.





Necesidades de los alumnos

A pesar de contar con un perfil de estudiantes que, a priori, parece bastante homogéneo, los objetivos y motivaciones de cada uno son muy dispares. Algunos estudian español porque quieren aprovechar al máximo su estancia en España, otros ya hablan español pero quieren reforzar sus conocimientos o presentarse a algún examen oficial y otros se apuntan a las clases simplemente porque su empresa se las paga. Pero hasta ahora, la mayoría de los estudiantes con los que he trabajado tienen un factor común: quieren clases privadas y adaptadas a sus necesidades. Necesidades que son igualmente diversas: hay estudiantes que ya tienen conocimientos de español y que solo quieren estudiar gramática o practicar conversación, pero también los hay que estudian por primera vez y desean poder comunicarse mínimamente durante el tiempo que vivan en España.





Metodología

Evidentemente, no podemos enfocar una clase privada de la misma forma que las clases en grupo. Sin embargo, la gran mayoría de las tareas que planteamos en una clase en grupo se pueden llevar perfectamente a una clase privada modificando y adaptando ciertas dinámicas. Esto, claro está, si entra dentro de las necesidades de nuestros estudiantes. Porque si tenemos un estudiante (y tengo más de uno) que solo quiere estudiar gramática y realizar ejercicios estructurales, de poco sirve que le intentemos convencer de las bondades del método comunicativo o del enfoque por tareas. Si el alumno tiene claro lo que quiere, en un curso privado la metodología la “impone” él y tenemos que saber adaptarnos a cada estudiante.





Organización

Esa adaptación metodológica requiere un trabajo previo. En mi caso, la escuela me remite el test de nivel del estudiante, así como algunas consideraciones sobre qué quiere hacer durante el curso. Aunque con esa información ya me hago una idea del nivel aproximado que tiene, en nuestro primer encuentro lo confirmo evaluando la expresión e interacción oral y revisando juntos el test escrito. Aprovecho esta entrevista para conocer sus objetivos y necesidades y, en función de todo esto, preparo un programa del curso.


Llegados a este punto, comienza el trabajo de planificación de los contenidos del curso, creando mis propios materiales, adaptando los que ya tengo o encuentro en internet o siguiendo algún manual que complemento con otros materiales. Como he dicho, todo depende de los objetivos y las necesidades de cada estudiante.




Desarrollo de las clases

A partir de aquí es cuando he experimentado más diferencias entre las clases privadas y las clases en grupo. El ritmo de la clase depende de una única persona, por lo que me resulta más complicado organizar un plan de clase que pueda cumplir al 100%, ya que hasta que no conozco bien al alumno me cuesta controlar cuánto tiempo nos va a llevar cada tarea que planteo en las clases. Lo bueno es que los contenidos que no vemos en una clase puedo reprogramarlos para la siguiente, algo más complejo en las clases en grupo que he tenido en los centros donde he trabajado hasta ahora, ya que en esos casos podía perjudicar a otros alumnos que pudieran faltar a una clase determinada o pisarle la clase al profesor con el que compartiera el grupo. En una clase privada todo depende de ti y del alumno, por lo que hay mucha más flexibilidad a la hora de programar y ver los contenidos.


Esta dificultad para controlar el tiempo se debe también a que en estas clases dejo al estudiante el tiempo que necesite para pensar y realizar las tareas, nos detenemos en resolver y aclarar las dudas que surgen… La experiencia me ha demostrado que todo lo que no podemos prever en una clase se multiplica en una clase privada, ya que en las clases en grupo los estudiantes se suelen cohibir más a la hora de preguntar dudas y el profesor puede controlar mejor el ritmo de la clase, pero es más difícil atender adecuadamente las necesidades de todos los estudiantes.




Trabajo en casa

Las clases privadas son el escenario perfecto para poner en práctica la flipped classroom o clase invertida, proporcionando a nuestros alumnos con antelación el material para trabajar en casa y aprovechando las clases para practicar los contenidos y resolver dudas. Pero si preferís un método más tradicional, los deberes de toda la vida también tienen cabida aquí. Algunos de mis alumnos me piden después de cada clase actividades para trabajar los contenidos que hemos visto y que corregimos en la siguiente clase, y otros prefieren trabajar solo en clase.





Relación profesor-alumno

Si en las clases en grupo es muy importante crear un buen ambiente de trabajo, en las clases privadas creo que lo es mucho más. Evidentemente, no conectamos bien con todos nuestros estudiantes al igual que no lo hacemos con todas las personas con las que interactuamos en algún momento de nuestras vidas. En las clases en grupo esto es más fácil de solventar, pero en las clases privadas nuestro nivel de empatía debe ser máximo.

En mi caso, mis cursos privados duran meses. Esto supone muchas horas de clases para conocernos mejor y forjar una mejor relación profesor-alumno, lo que se traduce también en una mejor comunicación que ayuda a los alumnos a expresar mejor su feedback de las clases.



¿Impartís clases privadas? ¿Qué otras consideraciones tenéis en cuenta o añadiríais a las que menciono en esta entrada?





Crédito foto: photl.com




ENTRADAS RELACIONADAS:



sábado, 29 de agosto de 2015

Recuerdos de verano



En más de una ocasión he hablado en este espacio de todos esos materiales que caen en nuestras manos y que, aunque no fueron diseñados para ser usados en una clase, al final acabamos encontrándoles una utilidad didáctica. Sí, estoy hablando de nuevo del famoso síndrome de diógenes del profesor de idiomas.

Os preguntaréis por qué rescato este tema y qué tiene que ver con el título de la entrada. Pues bien, resulta que en la empresa donde imparto clases por las tardes tienen una mesa con el Diario Sur en castellano, en inglés y en alemán. Reconozco que no me he aventurado a leer el periódico en ninguna de las dos lenguas extranjeras, pero me gusta ojear la versión en castellano mientras espero a que lleguen mis estudiantes. Hasta que un día mi compañero Sergio me recomendó que echara un ojo a la versión alemana del periódico porque incluye cada semana un folleto de publicidad en español de Supermercados Aldi; folletos que parecen diseñados para explotarlos didácticamente y que llevo guardando y coleccionando casi un año esperando el mejor momento para sacarlos a la luz en el blog.


¡Y ese momento ha llegado! Coincidiendo con el final de la estación estival, creo que merece la pena compartir algunas ideas que podemos llevar al aula usando las páginas de los números publicados durante el verano o inspirándonos en ellas.




1 - Llena tu verano de recuerdos y hazlo inolvidable
(A partir de A2)


Cuando volvemos de las vacaciones de verano (los que tienen) es habitual hablar sobre cómo han transcurrido, a dónde hemos viajado, qué hemos hecho de especial… Pero a mí hay algo que me gusta más del verano y que cada vez me pasa con frecuencia (será una cuestión de edad), y son esos momentos que vivimos en determinadas épocas del año, como en este caso el verano, y que nos evocan recuerdos de nuestra infancia, nuestra adolescencia, nuestra juventud… Sabores, olores, lugares, fiestas… Un tema fantástico para las clases de verano o las primeras clases después de las vacaciones. Para practicar la expresión oral o la expresión escrita, elaborando álbumes de recuerdos como en estos ejemplos de la revista de Aldi:










2 - Estuve de vacaciones y me acordé de ti (A partir de A2)


¿Quién no tiene en algún rincón de su casa uno de esos objetos que jamás nos compraríamos pero que nos empeñamos en regalar a los demás cuando nos vamos de vacaciones? Yo sigo prefiriendo enviar una postal, o recibirla cuando son otros los que viajan (llamadme raro). Y es que hay cosas que cuando viajamos nos marcan y pasan a formar parte de nuestros recuerdos. Algunos las cuentan en una postal, otros en su muro de Facebook y otros inundan de fotos a sus amigos y familiares en sus grupos de WhatsApp. Independientemente del medio que usemos a todos nos gusta compartir los mejores momentos de nuestras vacaciones, ¿verdad? Partiendo de este concepto y estos ejemplos de postales de la revista Aldi, podemos proponer a nuestros estudiantes que piensen en esos momentos especiales de sus últimas vacaciones, los que les gustaría compartir con los demás. Se puede trabajar de forma oral o para practicar la expresión escrita, por ejemplo, compartiendo en Instagram una foto de ese momento acompañada del texto que escriban.









3 - Cómo sobrevivir a un verano en la ciudad (A partir de A1)


Pero no todo el mundo tiene la suerte de poderse ir de vacaciones en verano y sobrevivir a un verano trabajando en la ciudad puede ser muy duro. ¿Por qué no redactamos en clase un decálogo con consejos para estos pobres mortales? Esto nos sirve, por ejemplo, para practicar el imperativo (A2), el subjuntivo (B1) o, si queremos hacerlo en un nivel más bajo, en infinitivo (A1). Podemos darles algunos ejemplos como los de la revista Aldi y, si disponemos de los medios, podríamos elaborarlo como infografía con alguna herramienta online como Piktochart o Easel.ly.









BONUS - Pasatiempos


Uno de los últimos números de la revista es un cuaderno de verano del que también podemos aprovechar alguno de los pasatiempos que propone para adaptarlos a nuestras clases, como el de refranes relacionados con el pan o el crucigrama de la lista de la compra.







Estos son solo algunos ejemplos relacionados con el verano, pero os aconsejo que le echéis un vistazo a estas revistas (la mayoría están disponibles en Pinterest), porque seguro que se os ocurren muchas ideas para explotarlas en clase. Y si lo hacéis, os animo a que dejéis un comentario con vuestras ideas.




ENTRADAS RELACIONADAS:

martes, 21 de julio de 2015

Características de un buen curso online

¿A quién no le gusta esa estimulante sensación de empezar algo nuevo? Y si además lo puedes hacer bien acompañado, ¡mejor todavía! Cuando llega el verano y este espacio cumple un nuevo año, siempre me vienen a la cabeza muchas ideas para que este proyecto siga evolucionando más allá del blog. Sobre una de esas ideas trata esta entrada.

Como muchos sabréis, formo parte de la familia de TheTranslation Factory, un espacio de coworking situado en el centro de Málaga, desde que abrió sus puertas hace ya más de dos años. Un espacio gestionado por Lola Gamboa con el equipo de EducaciónDigital, con quienes colaboro en la organización del Encuentro deTraductores e Intérpretes de Málaga (ETIM) desde su segunda edición.

En The Translation Factory surgen todo tipo de colaboraciones entre coworkers y allí se gestó la idea de crear unos cursos en línea de preparación al Diploma de Español Lengua Extranjera (DELE) con la Cámara de Comercio de Málaga a través de Educación Digital.

Conocí Educación Digital como alumno de un curso presencial y, más tarde, de un curso online sobre recursos digitales para profesores. Precisamente este blog nació como una de las tareas de ese curso y en él aprendí que se puede hacer formación online de calidad, algo que desgraciadamente no me suelo encontrar en todos los cursos en línea en los que participo.



Todo lo que aprendí entonces está reflejado en los cursos de preparación al DELE que hemos organizado y que para mí son elementos claves para que un curso online funcione y no se convierta en una pesadilla para los estudiantes:

  • Número de alumnos: Yo no sé a vosotros pero a mí los MOOC y los cursos donde es imposible saber cuántos alumnos están participando me desesperan. Entrar al curso y ver infinidad de mensajes nuevos me produce una sensación de agobio que se acaba traduciendo en el abandono del curso. Y si esto me pasa a mí, supongo que habrá mucha más gente que se sienta igual. Está genial que entre todos los participantes en un curso online podamos intercambiar ideas, conocimientos, experiencias… pero en mi opinión, se puede hacer de un modo más efectivo con un número reducido y limitado de estudiantes. La empresa gana menos dinero, pero los estudiantes ganan en calidad que es lo verdaderamente importante. Además, el profesor puede gestionar mucho mejor el curso y crear más fácilmente un clima similar al de las clases presenciales.

  • Interacción entre los estudiantes: Esto ya lo vemos en cualquier curso online a través de los foros, pero creo que no es suficiente. Es como si en un curso presencial los estudiantes se limitaran a expresar una opinión sobre un tema, quizá rebatir a algún compañero, y nosotros a guiar ese debate. Pero no hay colaboración real, no están trabajando juntos, la mayoría de las veces el debate se limita a hacer un popurrí de las intervenciones anteriores. Sé que es más difícil conseguir que los estudiantes trabajen juntos en un curso online, pero existen herramientas que ayudan a conseguirlo: wikis, documentos colaborativos en la nube, videollamadas grupales

  • Carga de trabajo: Me da la sensación de que la gente espera menos dedicación de un curso online que de un curso presencial y cuando la carga de trabajo es abundante corremos el riesgo de una desbandada, la misma que podría producirse en el caso contrario, pues tan contraproducente es dar demasiado trabajo como dar muy poco. Encontrar el equilibrio perfecto es más difícil en un curso online, ya que cada estudiante trabaja a su ritmo y en una clase presencial el tiempo es mucho más gestionable. Igual de importante en este caso es la distribución entre el trabajo que realizan de forma individual y el que hacen en grupo, que siempre implicará mucho más tiempo, y la carga de trabajo teórico y trabajo práctico. Aquí entra en juego una buena planificación a la hora de diseñar el curso.

  • Conocer a los estudiantes: ¿Hay algo menos motivador para un estudiante que sentirse un número? Porque así es como me he sentido yo en muchos cursos online donde los profesores apenas hacían acto de presencia, solo se dirigían a nosotros con mensajes colectivos o te corregían las tareas con un mensaje que a claras luces se trataba del mismo para todos los estudiantes. Este punto está muy relacionado con el tema del número de estudiantes porque, como es lógico, cuanto más alumnos haya en un curso online más difícil es darles un trato personalizado y responder adecuadamente a sus necesidades.

  • Contenidos: Seguro que muchos recordáis aquellos cursos online, vigentes hasta hace poco, que se basaban en una serie de documentos en PDF para descargar, leer y responder a unas preguntas. Desde luego, flaco favor hacen ese tipo de cursos a la formación online. Afortunadamente, esto ya está cambiando y los contenidos de los cursos online han mejorado muchísimo en cuanto a calidad, adecuación a los estudiantes e integración con la plataforma en la que se imparten. Asimismo, es muy importante también presentar variedad en los contenidos y que el curso no se convierta en algo previsible y repetitivo. Factores que sin duda influyen también en la motivación de los estudiantes.


Estas son solo cinco de las características que considero imprescindibles en un buen curso online; características que desde el primer momento en que empecé a crear los cursos en línea de preparación al DELE con la Cámara de Comercio de Málaga tuve muy presentes. Pero hay más, como por ejemplo el uso de las redes sociales o la adaptación de los contenidos a diferentes dispositivos de acceso al curso (ordenador, móvil, tableta).

En septiembre comenzamos con la primera edición de estos cursos, para los niveles B1 y B2, pero esperamos incluir más niveles próximamente y contribuir así a ofrecer una buena alternativa de formación en línea para todos aquellos estudiantes que quieran optar por esta modalidad para prepararse al examen DELE.

Podéis consultar información más detallada acerca de estos cursos en la sección de formación para estudiantes de la web. Asimismo, os invito a leer Las claves de los cursos online de preparación al DELE que publiqué en el blog de Educación Digital.


Y para vosotros, ¿cómo debe ser un buen curso de formación en línea?




ENTRADAS RELACIONADAS:
Cursos online de preparación al DELE B1 / B2
Preparación a los exámenes DELE
Las claves de los cursos online de preparación al DELE

viernes, 10 de julio de 2015

Cuarto aniversario - #momentoprofELE

Un año más, el blog está de aniversario -¡ya van cuatro!- y ha llegado el momento de hacer balance de los últimos doce meses.

Después de cuatro años reconozco que me resulta muy difícil mantener el ritmo de publicaciones que tenía antes, por el volumen de trabajo que tengo actualmente y porque cada vez soy más exigente con lo que escribo, lo que se ha traducido en un descenso evidente de publicaciones en el último año, sobre todo en los últimos meses.

Esto no significa que esté abandonando el blog, todo lo contrario. Simplemente he subido el filtro de lo que quiero publicar. A pesar de esta disminución en el número de entradas publicadas, el blog mantiene la buena acogida que siempre ha tenido y mejora sus datos.

Las visitas han pasado de las 125000 de hace un año, a las 220000, lo que supone un aumento del 76%. La mayoría de las visitas siguen llegando de España, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido y las entradas con más visitas continúan siendo aquellas en las que se propone alguna actividad para llevar al aula.

Para este cuarto aniversario decidí hacer algo especial y hace unas semanas organicé el concurso de fotos #momentoprofELE al que se han sumado muchos compañeros de profesión compartiendo imágenes que representan qué significa para ellos ser profesor de ELE. Aquí tenéis el álbum virtual que recoge todas las aportaciones a esta iniciativa:


Y como en todo concurso que se precie, debe haber un ganador. Un jurado formado por Victoria O’May, José Ramón Rodríguez y Srta. Red han decidido que la mejor foto del concurso y, que por tanto, recibirá como premio una preciosa lámina de Victoria O’May, es esta imagen de María Méndez Santos (@mariaparrula). ¡Felicidades! Y muchísimas gracias al jurado y a todos los que habéis contribuido a hacer posible este pequeño homenaje a nuestra profesión.




Nuevo año

Comienza el que será el quinto año de algo que empezó casi por casualidad y que me sigue inspirando y motivando para hacer mejor mi trabajo. Este nuevo año llega de la mano de nuevos proyectos, como los cursos en línea de preparación al DELE que comenzamos en septiembre con Educación Digital y la colaboración con Aula ELE, una recién estrenada plataforma de formación online que va a dar mucho que hablar.

Muchísimas gracias a todos los que pasáis por aquí en algún momento, me leéis, dejáis un comentario o compartís alguna de las entradas por lo largo y ancho de la red. Sin vosotros no existiría este espacio.



ENTRADAS RELACIONADAS (las cuatro más leídas del cuarto año):
1. Profesores con recursos
2. Diseño de actividades y tareas con Twitter para el aula de ELE
3. Recetas del mundo
4. Tu rincón #4 - Manuela Mena - Apocalipsis Zombi (concurso #gamideasELE)

miércoles, 24 de junio de 2015

Concurso #momentoprofELE

En un par de semanas, este espacio cumplirá cuatro años y me gustaría celebrarlo de una forma especial. No es ningún secreto que me encanta la fotografía, por algo es Instagram la red social en la que soy más activo a nivel personal y, como profesor, nunca faltan en mis clases las imágenes por su gran potencial didáctico y su poder para evocar y despertar sensaciones.

Precisamente por estos motivos, este año quiero celebrar el aniversario del blog con fotografías; fotografías mías y de todos aquellos profesores que quieran compartir las suyas con la etiqueta #momentoprofELE en Instagram, Twitter o Facebook acompañadas de un pequeño comentario que explique por qué es ese vuestro #momentoprofELE.

Se trata de mostrar en una imagen qué significa para vosotros ser profesor de ELE, cuál es el momento que mejor lo representa, lo que más os gusta de nuestro trabajo… en definitiva, vuestro #momentoprofELE.

Podéis compartir vuestras fotos desde este momento y hasta la medianoche del 6 de julio. Todas las fotos que participen formarán parte de un álbum virtual que publicaré en la entrada de aniversario del blog y, además, la mejor foto será premiada con esta lámina de Victoria O’May, la diseñadora del logo del blog, en formato A4.

Premio para la fotografía ganadora del concurso.


La foto ganadora será elegida por un jurado formado por:


El jurado tendrá en cuenta los siguientes criterios a la hora de valorar las fotografías:
  •  Que sea una fotografía original (no de la web).
  • Pertinencia con el tema.
  • Creatividad y composición.
  • Su impacto visual en las redes para difundir el trabajo de los profesores de ELE.


¿Cuál es vuestro #momentoprofele? ¡Esperamos vuestras fotos!




Podéis conocer la foto ganadora y ver el álbum con todas las fotos que han participado en el concurso en la entrada Cuarto aniversario - #momentoprofELE.




ENTRADAS RELACIONADAS:

martes, 2 de junio de 2015

Diseño de actividades y tareas con Twitter para el aula de ELE

Portada del #monograficotwitter 
Hace ya algunos meses que vio la luz el monográfico en línea Twitter en la enseñanza y aprendizaje del español gracias a la edición y coordinación de Roberto Cuadros y Javier Villatoro (Digitalingua) y al trabajo de muchos compañeros que han colaborado con valiosas aportaciones.

Así, el monográfico se divide en cinco apartados:

  1. Twitter: consideraciones generales. En esta sección, Mar Galindo firma un artículo sobre Twitter y la lingüística y Javier Villatoro escribe sobre Un nuevo paradigma en tecnología y educación.

  1. Twitter como espacio de relación profesional. Elisa Hergueta habla sobre Ser y Estar en Twitter. Construyendo relaciones en comunidades de aprendizaje y Manuel Rastrero y Dani Varo nos explican cómo surgió #twitterele: historia de un hashtag.

  1. Twitter como herramienta de difusión y community management. El equipo de la revista Rutaele escribe sobre la Gestión de Twitter para la difusión de ELE por parte de revistas, editoriales y otros colectivos.

  1. Twitter en la formación de profesores. En este apartado, Guillermo Gómez nos habla sobre Nodos y grafos. El uso de Twitter en los encuentros de profesores de ELE; Vanessa Ruiz Torres nos explica la conexión entre Twitter y nuestro Entorno Personal de Aprendizaje en el artículo «Conecto, luego existo»: una aproximación al potencial conectivo de Twitter en la creación del entorno personal de aprendizaje (PLE) docente; mientras que Roberto Cuadros se centra en las Aplicaciones de Twitter en la formación de profesores: la creación de redes personales de aprendizaje (PLE).

  1. Twitter en el currículo de lenguas. En esta última sección del monográfico, Francisco Herrera escribe el artículo Twitter en el aula de segundas lenguas: el desafío de una gramática digital propia; José Luis Espinosa y Lola Torres nos explican cómo funciona Twitter en el currículo universitario de lenguas: conectando la enseñanza y el aprendizaje; José Ramón Rodríguez y yo recopilamos diferentes actividades en el artículo Diseño de actividades y tareas con Twitter para el aula de ELE; y Adelaida Martín y María Mejías nos explican cómo llevar a cabo La evaluación de Twitter en el aula de ELE.


En nuestro artículo, José Ramón y yo partimos de una breve introducción y una explicación sobre los principales usos de Twitter siguiendo las cinco categorías reseñadas por José Luis Orihuela en su libro Mundo Twitter:

  • Experimentar familiaridad ambiental (relaciones)
  • Compartir experiencias y opiniones (expresión)
  • Difundir y obtener noticias de último momento (canal informativo)
  • Detectar tendencias (opinión pública)
  • Hacer negocio (mercado)

A partir de estas categorías, reflexionamos sobre las pautas necesarias para el diseño de actividades con Twitter, reflexiones que nos llevan a un apartado final de propuestas didácticas (tanto nuestras como de otros profesores) que hemos dividido en diferentes apartados: actividades que comienzan con un hashtag, actividades con Twitter y otras herramientas, juegos, escritura creativa, actualidad y relaciones.

Aprovecho esta entrada para dar de nuevo las gracias a Javier y a Roberto por invitarme a colaborar en este proyecto y, por supuesto, felicitar al resto de autores por sus excelentes aportaciones. Estoy seguro de que hablo en nombre de todos cuando digo que espero que este monográfico os aporte a todos los que lo leáis los recursos necesarios para sacar el mejor provecho de esta herramienta y que lo disfrutéis leyendo tanto como lo hemos disfrutado nosotros escribiéndolo.



ENTRADAS RELACIONADAS: